El pasado 20 de Marzo Barcelona se tiñó de colores verde, amarillo y rojo para recibir a The Gladiators, banda que hacía 8 años que no pisaba la ciudad condal. Llegaron de la mano de los organizadores de Reggae Shack y en una de las míticas sesiones de los miércoles de Caníbal Apolo.

The Gladiators Barcelona Sala Apolo

Para recapitular un poco, la banda The Gladiators se originó en Jamaica allí por el año 1968 fundada por Albert Griffiths, David Webber y Errol Grandison siguiendo el formato de trío vocal inspirado por la música Soul y R’n’B de los Estados Unidos. David y Errol fueron sustituidos más adelante por Clinton Fearon y Gallimore Sutherland, con estos dos nuevos fichajes el grupo afianzó las armonías vocales y gestó algunos de los más épicos álbumes de Reggae Roots de todos los tiempos como “Trenchtown Mix Up”, “Proverbial Reggae” y “Naturality” entre muchos otros clásicos.

Tras más de una década de éxitos la banda afrontó una época de altibajos debido a la creciente popularidad de nuevos estilos como el Raggamuffin y el Dancehall, pero nunca dejaron de componer canciones impecables llegando a editar más de 30 discos entre estudio y live.

En el año 2005 lanzaron el álbum “Father and Sons”, donde Albert Griffiths grabó temas junto a sus hijos. Este disco fue la despedida de Albert ya que debido a no encontrarse bien de salud para continuar tocando en los tours, dejó las riendas de la agrupación a su hijo Al Griffiths que ya había estado de gira con él durante 6 años.

The Gladiators Al Griffiths

Entonces volviendo a la noche en cuestión, ya eran las diez de la noche y la Sala Apolo estaba llena de caras sonrientes con ganas de bailar y corear esos legendarios cánticos de foundation Reggae, cuando de repente se subieron al escenario los músicos y comenzaron a tocar una versión del tema instrumental Rock Fort Rock de The Skatalites, seguida de un medley de temazos de los Gladiators a modo de intro.

Con el porte de un león entró en escena Al Griffiths luciendo un divertido gorro andino al estilo Manu Chao y nos regaló las notas de su característica voz, que verdaderamente se asemeja mucho a la de su padre. Uno tras otro fueron sonando esos añorados himnos como “Jah Works”, “Naturality”, “Guts”, “Stick a Bush”, “Dreadlocks the Time is Now”, “Mix Up”, “Bellyfull”, “Looks Is Deceiving” y a su vez presentaron temas nuevos como el “We Are Not” que está disponible en youtube, corte de su último álbum “Roots Legacy” que acaba de salir el 15 de marzo de 2019.

La banda, aunque no sea la formación de los orígenes, estuvo a la altura y nos brindó una muy buena interpretación del espíritu de The Gladiators.

A la batería se encontraba Anthony Griffiths, también hijo de Albert Griffiths, que se marcó un solo brutal casi al final del show.

The Gladiators Anthony Griffiths

A la guitarra rítmica y coros el cantante Jimaï del grupo Kayans de mucha trayectoria en Francia, los cuales ya tenían una larga relación con The Gladiators desde finales de la década de los noventa ya que compartieron giras y grabaron temas juntos.

The Gladiators Jimai

Luego a la percusión y coros teníamos a Mam y a la guitarra solista el joven y virtuoso Alex Tilly, ambos músicos de la banda The Sons of Africa y del sello discográfico Sound of Thunder de Francia, que actualmente cuenta con varias producciones en vinilo y colaboraciones con artistas Jamaicanos.

The Gladiators Mam

The Gladiators Alex Tilly

Para completar la formación se encontraban Dominick de Martinica al bajo, Rudi Bennett de Guyana a los teclados y Morad “Wise” Khatieb a los teclados también.

El show duró unas 2 horas y cuarto en las cuales nadie pudo dejar de danzar al ritmo de los portadores de este gran legado musical de amor y unidad. Los artistas se despidieron con un largo tema de presentación mientras Al iba predicando mensajes de positividad al micro e introduciendo a sus compañeros de viaje, hasta que se marchó saludando al público.

En realidad la noche solo estaba empezando a calentarse ya que a continuación se venía el fiestón de cumpleaños de Skarra Mucci, pero eso es otra historia…

A continuación nuestra entrevista en el backstage con Al Griffiths

Texto: Leon Demaria

Fotos: Ninjah Pix