En la cultura Reggae-Dancehall existe un modelo de hombre, el gallis (parecido a lo que aquí entendemos por «mujeriego») que literalmente significa ‘gyal list’: lista de chicas. El gallis está presente en la cosmovisión del Dancehall, en las letras de las canciones, en los vídeos y en la cultura popular, muchos artistas se enorgullecen de ser gallis, lo verbalizan a través de sus canciones, definen su significado y promueven su existencia.

Según el diccionario, el término gallis puede traducirse como: ‘play boy‘, «a play who has many women». Gallis se refiere a «aquellos hombres que son expertos en seducir a las mujeres. Normalmente, haciéndoles creer que son el amor de su vida, cuando en realidad, solo desean favores sexuales. El gallis maneja relaciones con múltiples mujeres en las que normalmente cada mujer ignora que hay otras mujeres en su vida» . Son muchos los cantantes de Dancehall que hablan y valorizan a los gallis en sus canciones.

Mr. Vegas en su famosa canción Gallis elabora una especie de himno donde se enorgullece de la figura del Gallis y a través de un pegadizo estribillo en el que repite Man a gallis, retrata además una imagen objetivada de las mujeres; Man a gallis , Man a gallis, Have girls everyday, Girls everyday

Según sus propias declaraciones, en el documental Man a Gallis: Documentary, Kalilah Enriquez;  Mr. Vegas afirma; “I love the ladies, I love all ladies, every lady, worldwide”. Algunos de los cantantes más reconocidos del mundo del Dancehall han popularizado canciones con la misma temática; Ding Dong en Man a Gallis, Sean Paul & Alkaline en Gallis Pro, Busy Signal en  Man a Gallis , Sean Paul & Bennie Man en Greatest Gallis, RDX en Gyallis, Vybz Kartel & Shane O & Sivva en Millenium Gallis. 

Sean Paul & Beenie Man, GREATEST GALLIS, The Greatest Gallis

Sean Paul & Beenie Man, GREATEST GALLIS, The Greatest Gallis

La difusión internacional del Dancehall a través de la globalización, las nuevas tecnologías, la diáspora y los movimientos migratorios implica que este modelo de masculinidad, el gallis, se exporte y emerja en otros contextos como, por ejemplo, en la escena barcelonesa. En Barcelona han aparecido recientemente cantantes que hablan como los artistas jamaicanos, de la figura del gallis en sus canciones. Por ejemplo: Gallis Love de Di Smoking FyahMy style de Ghetto SoljaGyal Dem Lova de Jolof Warrior. 

Además, en algunos de los videoclips de los artistas jamaicanos se reproduce y se potencia una imagen propia del rol del Gallis o del mujeriego. Normalmente se trata de una situación en la cual el hombre aparece en el centro de la escena, proyectando autoridad y poder mientras se encuentra rodeado de mujeres que posan, modelan o bailan. Estas escenas las encontramos en videoclips de otros muchos estilos musicales, pues el modelo de masculinidad del gallis atraviesa culturas diversas; no es algo particular de la cultura reggae-dancehall.

En las sociedades patriarcales se valoriza y se premia al hombre que se relaciona con muchas mujeres mientras que a las mujeres que mantienen relaciones con varios hombres se las infravalora y desprestigia. Por ejemplo, en el videoclip de Gallis Pro, Sean Paul y Alkaline se encuentran rodeados de muchas mujeres. Tener muchas mujeres simboliza éxito; y así se construye la figura del cantante masculino.

En Gyalis Pro se transmite una imagen idílica de la figura del gallis pues el hombre aparece acompañado de varias mujeres, las cuales — también se puede apreciar —mantienen  una relación positiva entre ellas. Esta representación del gallis como un tipo de hombre que practica una poligamia consensuada y feliz se encuentra lejos de la práctica y la experiencia en la vida real, pues precisamente la definición del término gallis se refiere a un tipo de hombre que juega, conquista, miente y manipula a las mujeres en favor de sus propios intereses.

Por otro lado, la imagen inversa, es decir, un videoclip donde la cantante aparece rodeada de muchos hombres existe pero no es tan común. No obstante, Spice —una de las cantantes jamaicanas más reivindicativas en la actualidad— ha sacado, hace poco más de un mes, un nuevo tema titulado Tables Turn, justamente en el cual hace una crítica a la figura del Gallis.

En el videoclip se representa una historia con la que seguramente muchas mujeres se pueden identificar: Spice descubre que su pareja tiene amantes: ¿Y qué contestación expone la cantante a esta situación? Pagarle con la misma moneda, y demostrar que las mujeres también pueden tener a muchas hombres, aunque dejen de ser una lady, es decir, una mujer buena y respetable.

Por tanto, Spice expresa en sus letras lo injusto que resulta que los hombres aprovechen esta clasificación de la mujer en lady para »tomar ventaja y volverlas locas»;  la cantante visibiliza la desigualdad de género en cuánto a mecanismo de control para mantener esas estructuras de poder que otorgan ventajas al hombre:

They Say A Woman Can’t To Do What A Man Do And Still Be A Lady
But Why Should A Man Take Advantage And Drive Us Crazy Crazy
What Goes Around,
Comes Back Around

En el siguiente párrafo Spice hace una crítica específica al Galy destacando su egoísmo, y planteando este comportamiento social como una nueva moda. Y su contestación es decirle que ahora tendrá que dormir en la cama con ella y su amigo; con el que se está acostando. El mensaje de Spice es claro y contundente: las mujeres pueden hacer lo mismo que los hombres, y además, vengarse de la peor manera.

So Don’t Bother Come Here With Your Galy Galy Self
Just Ease Off Please
So No Bother So No Bother
Just Ease Off Please
You Have 5, 6, 7 Girls 8, 9, 10. You Want Threesome?
Guess Its The New Trend
Suppose I Want To Do It Back With You And Your Friend
Would You Lay In Bed With Me And Ken

La figura del gallis tiene su homólogo femenino en el término mannis. Según Donna P. Hope, la investigación en el dancehall demuestra que la práctica de relaciones sexuales múltiples es protagonizada tanto por hombres como por mujeres que se encuentran en un lugar precario en el borde de la raza, la clase y el género. Pese a ello, para Hope, «el rol de género masculino codifica conductas, actitudes y condiciones apoyadas por estereotipos e ideales que mantienen un sistema de poder y beneficio para los hombres» (Hope, 2006: 371).

Esta afirmación resulta evidente si tenemos en cuenta que no existen canciones que integren de forma explícita en su título, por ejemplo, la palabra mannis, ni tampoco en sus letras. De esta manera, pese a la existencia de las mannis, en la cultura dancehall se privilegia y se valoriza sobretodo al gallis, pues el Dancehall, como nuestra propia sociedad occidental, se encuentra atravesado y dominado por una estructura cultural machista.

Para Hope, en la escena del Dancehall se demuestra la masculinidad a través de la conquista y la dominación de las mujeres: for afro-jamaican men with little access and few links to the relations of production, who are positioned in a precarious socioeconomic space, more and more emphasis is placed on rooting their masculine identities through the extreme manifestation of masculinity: the conquering of and dominance over the female, since at the root of masculinity is the sexual relationship between men and women» (Hope, 2006: 371).

Esta estrategia resulta una forma de empoderamiento entre aquellos hombres que no pueden ejercer dominio, control y poder en otros ámbitos, como por ejemplo, el económico, social o político

In the male-dominated dancehall in Jamaica, this is translated into the courting, conquering and dominance of female sexuality, feminity and women. Arguably, this is an instance of patriarchy’s operation at its most elemental, basest and most sexual level, often labelled misogyny» (Hope, 2006: 372).

Gallis, mujeriego o Don Juan… Este modelo de masculinidad que se sustenta en tener muchas mujeres, —como símbolo de éxito y de poder social— mujeres que viven engañadas en una historia ficticia de manipulación y mentiras está presente en distintos contextos sociales caracterizados por estructuras patriarcales.

Sin embargo, las estructuras patriarcales, como las culturas, se encuentran en constante cambio y evolución. Dentro de ellas se abren grietas, espacios de disconformidad y desobediencia que dan lugar a contextos sociales más igualitarios.

Las mujeres siempre han cambiado las reglas del dancehall para reclamar su espacio en la pista de baile o para manifestar sus gustos sexuales a través de la música. Y ahora Spice también hace una crítica al Gallis en su última canción. De esta manera, el cuestionamiento de la figura del gallis implica que estas estructuras de opresión empiecen a quebrarse y deconstruirse. Y, con ello, se puedan edificar contextos socio-culturales más justos e igualitarios.

Clara Sánchez y Nora Muixí