Cómo describir las emociones y recuerdos evocados en el concierto del día 25 de octubre 2018 organizado por Del Caribe Producciones. Es que para un latinoamericano afincado en Europa desde hace más de 13 años, poder ver en vivo a uno de sus referentes en el Reggae music que nutrieron su adolescencia de caribeñas melodías, provoca muy fácilmente un popurrí de sentimientos y alegría incontrolables.

Extrañamente fue la primera vez que Los Cafres, con sus 30 años de trayectoria, cruzaron el gran charco y aterrizaron en el viejo continente. Como no podía ser de otra manera, bautizaron esta primera experiencia en la cosmopolita ciudad de Barcelona donde el reclamo de una velada como esta era muy grande y se hizo notar en el famoso Razzmatazz, que ya media hora antes de empezar el show se encontraba abarrotado de gente y se corría la voz de que las entradas estaban agotadas.

Casi no entraba ni un alfiler en sala principal del complejo mientras la peña bailaba al ritmo del warm-up de Druman Selektor desde Venezuela, y como era de esperar la euforia estalló entre el público cuando “Guille” Bonetto y su banda salieron al escenario.

Los Cafres en Barcelona, Sala Razzmatazz

Himnos del reggae en español sonaron aquella mágica noche, temas como “Aire”, “Sinsemilla”, “Tus ojos”, “El romano”, “La foto de Zapata” y también cortes de su más reciente álbum “Alas Canciones” que daba nombre a la gira, como el poderoso “El Silencio” y “Perdón” dos de mis favoritos de este disco en el cual el grupo parece haber vuelto a sus raíces musicales pero reflejando su madurez con una exquisita composición y arreglos.

Guitarrista Los Cafres en Barcelona

Un público mayoritariamente latino con gran afluencia de Argentinos y Venezolanos entre muchas otras nacionalidades no paraba de corear las canciones y enloquecer ante la carismática y divertida personalidad del líder del grupo que interactuaba constantemente con los oyentes.

Guillermo Bonetto, Los Cafres

Los músicos se lucieron lanzando temazo tras temazo, demostrando lo bien afianzados que están en su estilo roots, muy influenciado por la manera de tocar Jamaicana y con ese añadido sabor sudamericano. Cabe destacar la performance de un muy joven baterista de apenas unos 20 años que estuvo totalmente a la talla de sus veteranos compañeros de viaje.

La actuación duró más de dos horas para el deleite de los fans, que apasionadamente gritaban el nombre de la agrupación Argentina cuando Guillermo anunció el fin del concierto y se despidió con la clásica foto selfie de después de un show épico como este. Fue entonces cuando mi emoción se hizo aún más fuerte ya que en breve tendría la oportunidad de conocer en persona y conversar con este gran ícono e inspiración musical.

A continuación nuestra breve charla en el backstage…

Texto: Leon Demaria

Fotos: Ninjah Pix

Más fotos de la noche clickando aquí