Para comenzar, antes de hablar propiamente de la música, debemos realizar un recorrido histórico entorno a la isla jamaicana. Antes de sufrir la invasión por parte de Occidente, las etnias que allí convivían eran los Arahucanos y Taínos, pueblos libres con cultura propia que fueron explotados, esclavizados y ridiculizados culturalmente.

Pero la isla sufrió dos grandes invasiones, una de ellas tras la invasión de Cristobal Colón en 1492 que produjo la llegada de centenares de esclavos africanos, quienes fueron obligados a migrar violentamente trayendo consigo su cultura y musicalmente, algunos instrumentos como el Gumbé y el Abeng.

En 1655, Jamaica volvió a ser invadida por Reino Unido, lo que produjo también que la cultura isleña se viera afectada por la cultura inglesa, incluyendo las influencias musicales.

Pero también se ve influenciada la educación que reciben los jóvenes jamaicanos en las escuelas, situando la propia cultura y esencia de la isla oprimida por la inglesa, lo que en términos antropológicos denominaríamos como la violencia simbólica que sufrieron todos los pueblos de Centro y Sur de América. Bob Marley en su canción “Get Up, Stand Up” ya recitaba acertadamente que “La mitad de la historia nunca se ha contado”.

Después de más de 300 años, Jamaica logra su independencia de Reino Unido en 1962, convirtiéndose en una Monarquía Constitucional Parlamentaria.

Con la llegada de la independencia jamaicana el pueblo continuaba en condiciones muy duras, por lo que comenzó a proclamarse a finales de los años sesenta la voz de los pueblos negros. Y qué mejor manera de hacerse oír, se empezaron a utilizar los potentes altavoces del Sound System que se convirtió en su medio de comunicación particular, convirtiéndose así en el “periódico del pueblo”.

sounds_cover-4.2014

El Sound System se empezó a configurar como un conjunto de altavoces con una mesa de mezclas y un amplificador. Consistía en hacerse con los reproductores de sonido más potentes que pudiesen encontrarse en el mercado, solían transportarse en una furgoneta o algún vehículo, creando algo así como una “discoteca móvil”, los comerciantes aprovechaban para vender bebidas o comida. Los supercoop se colocaban en una explanada grande y este lugar pasaba a convertirse en el dancehall.

Y se manifestaron como el arte tras la victoria del pueblo jamaicano tras la independencia de Reino Unido. Poco a poco la aparición de los Sound System desbanca la música en directo. Discos como Independent Jamaica” de Lord Creator o “Miss Jamaica” de Jimmy Cliff  sumergidos en los emergentes ritmos del ska, daban fuerza a una nueva generación negra en Jamaica.

Los primeros estilos de los que se nutrieron los sound fueron los trillados ritmos americanos, pero esto suponía problemas para sus organizadores y propietarios, que comenzaron a crear su propia música.  Así, los sonidos del R&B, el folk, el rocksteady, calipso, entre otro que se fueron fusionando, desembocando en el ska, primer estilo propiamente jamaiquino, que iría a parar al reggae y el dub. Con un añadido importante, se sembró el germen de la creación, y cientos de jóvenes curiosos y activos hicieron que creciese.

UK-sound-system-culture

Con el boom y la repercusión del Sound System, pronto aparecieron en escena las Dancehall, que además de ser un estilo musical dentro del reggae (especialmente dominante en la segunda mitad de los 80) era también el lugar físico del baile. Claro que el dancehall no era solamente eso, sino que se convirtió, ya en sus orígenes en los años 40, en una amenaza al poder, pues era un punto de reunión para los esclavos negros.

Hacia 1940 un convento abre las puertas de una escuela que cambiaria la escena, Alpha Boys School: en ella se ofrece la oportunidad de aprender música a los más jóvenes de la isla.

En el ’57, Coxsone Dodd, Duke Reid y Prince Buster empiezan a grabar vinilos para utilizarlos exclusivamente en sus propios bailes de Sound System.

soundystem-love

En los años sesenta en Jamaica, el boom de los Sound System popularizó la música en las calles, que lo impregnaba todo, esta salió de la isla y se hizo internacional. El primer estilo puramente jamaicano fue el ska, que fue evolucionando por la influencia británica del R&B, fusionado con sonidos puramente africanos. Han pasado veinte años desde la aparición de los primeros Sound System en las calles, y las reuniones de los bailes ejercieron una importante presión social y cohesión de la población negra.

El rocksteady hizo que muchas miradas extranjeras quisieran grabar su música en Jamaica. Y es que 1968 fue un año de reconocimientos y grandes éxitos: el rocksteady se presenta como un estilo muy rico musicalmente, resultado de la fusión de ska, soul, mento, calipso, influencias del sonido británico del R&B y la raíz de la que nacería el más puro reggae roots. La música en estos años ejerce una gran influencia.

jamaican

Durante los años 60 y 70, cuando se hicieron populares surgió prácticamente un Sound en cada barrio y así comenzaron las batallas de DJs (Sound Clash). Cada barrio tenía su propio equipo y lo defendían como suyo, esto creó un gran sentimiento de unidad e identificación, al comienzo había una gran competencia sana que no hacía sino motivar a los grupos de cada zona para ser cada vez mejores, para conseguir cada vez sonidos y temas de mayor calidad, para ser el mejor. Cada barrio tenía su Sound y sus fieles seguidores, solían hacerse sanas competiciones para demostrar quiénes eran los mejores. Cada Sound tenía sus propios temas.

Remake-van-deze-sound-system_908

Las canciones comenzaron entrando en la isla por barco, antes de que en Jamaica hubiese casas de discos; quienes no podían salir para ir a Reino Unido a comprar acetatos encargaban a algún chico que trajese vinilos inéditos. Una vez en manos del DJ este los rallaba para que su competencia no pudiese saber de qué tema ni de qué artista se trataba. Cada equipo contaba con sus propios temas y en eso consistía gran parte de la competición.

Los adeptos de cada Sound conocían las canciones de sus DJs, estos silenciaban unos segundos los temas para que su público los cantase y demostrar así a los Sounds de alrededor que la comunidad cantaba sus temas, era un signo de poder. El dancehall se convirtió en un punto de encuentro trascendente. La población negra de todos los barrios se juntaba y no sólo para bailar, sino también para crear un “foro político” con ideas de mejora de la situación política y civil de la población. De hecho, algunas de las canciones de reggae se utilizaban en campañas políticas.

Era un sitio en el que crecer y hacer contactos, ya que cualquier jamaicano interesado en la música podía ir a los bailes y participar en todo el “espectáculo” creado, si valía pronto se uniría a algún Sound. La mejor forma de averiguarlo era sometiéndose al público, pues eran ellos los que dictaminarían y hacían el papel de jurado. Era por tanto una “agencia de contactos”.

De-Jamaica-al-mundo

Punto de creación colectiva, optimismo unión y fuerza. Las vibraciones positivas a ritmo de rocksteady, ska y reggae eran mucho más que una distracción divertida, se transformó en un “ritual de autoestima que celebra la identidad propia”.

En 1973 asistimos a los inicios del dub, la costumbre de grabar versiones en las caras B de los acetatos se extiende a los primeros álbumes de dub. The Wailers saca con Island Records Catch a Fire, que se introduce en el mercado global. El influyente jamaicano Kool Herc comienza a hablar en los bailes de Nueva York de los Reggaerrhythms dando inicio a la influencia del reggae en el hip-hop.

Sugar Minott llega a Studio One en 1974 y revoluciona el sonido reggae. Comienza a cantar sobre cintas originales de los 60 en lugar de utilizar banda, aporta una lírica nueva, y creando el dancehall.

sound system

En 1976 da a luz “King Tubby meets Rockers Uptown” grabado por Augustus Pablo y producido por el indudable padre del dub, King Tubby.

Y después de todo este recorrido histórico, el resto ya puede ser más conocido por nuestros seguidores.

sound