El finde de Semana Santa, del 14 al 16 de abril, parte del equipo de Barcelona Reggae Town estuvo en el International Dub Gathering, el festival internacional de dub que se organiza en la Illa Fantasia de Premiá de Mar desde el año pasado.

También esta segunda edición 2017 estuvo caracterizada por un cartel sorprendentemente rico para los amantes del dub y de la cultura sound system, que pudieron disfrutar de actuaciones únicas en todas las diferentes áreas del festival. Respeto al año pasado, hubieron unos cambios en la organización de las áreas y una ampliación del recinto del festival: primero, la zona cerca de la piscina, que el año pasado se llamaba “El Lago”, se convirtió en el Monkey Dub Corner. Donde en 2016 había “Casa Paco”, este año podíamos disfrutar de un mercadillo y un restaurante de comida etiope. A la derecha estaba la entrada al área Back-a-Yard, animada por el sound system de Green Light durante todo el festival, y arriba el mercadillo de vinilos y el Rub-a-Dub Corner con el sound system de Legal Shot, para los amantes de los sonidos más suaves; al lado, una bonita y amplia terraza para relajarse en cualquier momento del festival. Esta ampliación del recinto, además de permitir la presencia de tres áreas exteriores, también ayudaba a evitar aglomeraciones, ya que durante el día todas las áreas exteriores estaban llenas pero nunca llegaban a ser agobiantes.

Durante todos los días del fin de semana estuvimos disfrutando de actuaciones muy emocionantes y en puro estilo jamaicano, que llenaron las tres áreas ya desde las primeras horas. El primer día asistimos a una buenísima sesión de las manos de Paolo Baldini DubFiles feat. Mellow Mood, Forelock, Andrew I & Jules I (Italia) en el área Back-a-Yard. Entre versiones de clásicos del reggae y temas originales, hubo espacio también para un invitado especial: el Sr. Wilson, que cantó un buen rato junto con los italianos.

El segundo día, siempre en el área Back-a-Yard, estuvo pinchando Mad Professor acompañado por la maravillosa voz de Aisha, que no dejó indiferente al público, vibrando al son de la música durante todo el show.

Luego nos movimos a la Dub Monkey’s para asistir a la actuación muy peculiar de Dub Dinasty y descansamos también un rato en el área Rub-a-Dub con las vibras de Legal Shot Sound.

El tercer día, en el área Rub-a-Dub, asistimos al soundclash entre Fire Warriors y Chalice Sound. El clash no se caracterizó por mantenernos con la tensión hasta el final: Fire Warriors ganaron las 3 primeras rondas (de 15 minutos cada una), dejando patente ya su liderazgo. Pero Chalice Sound ganó la ultima ronda gracias a un gran forward con el dubplate de Movado “My League”. Aunque claramente Fire Warriors ya se había proclamado campeón, por petición del publico que quería seguir disfrutando de dubplates increíbles, se realizó la típica ultima ronda (dub fi dub, equivalente al tune fi tune pero con dubplates) y que consiste en rondas de solo un tema: cada sound pone un tema y el publico vota cual les ha gustado más, igual que en las otras rondas, levantando las manos y haciendo ruido.

Durante los tres días de festival, Smoking Dub Academy tuvo su propio stand en el festival, en el cual los más inexpertos podían pasarse a aprender como hacer dub. Justo delante de la puerta del Main Arena, con gente pasando para arriba y para abajo todo el tiempo, casi pasa desapercibida esta carpita en la que Chalart58, entre otros, te enseñaban lo más básico del dub y te dejaban jugar con la controladora/mesa un ratito.

En el Main Arena (abierto solo por la noche) el año pasado el muro de altavoces estaba delante del escenario. Este año han distribuido el sound correspondiente a cada día en dos, tres o cuatro puntos del espacio, siempre encarados al centro de la pista, donde el publico sentía las vibraciones de los bajos hasta en el pelo. La mesa de control se situaba justo delante del escenario, pero no encima de este, manteniendo tanto al publico como a los artistas al mismo nivel, manteniendo el estilo jamaicano. Panda Dub fue el único que tocó encima del escenario y, probablemente por problemas técnicos, no utilizaron un sound, sino el equipo de sonido incorporado en la propia sala. 

El IDG, con solo dos ediciones de vida, ya se ha convertido en el festival de referencia de dub internacional en la península. El año pasado echarle un ojo al cartel daba vértigo, parecía increíble semejante line-up en la primera edición de un festival. Casi daba la sensación de que este año no podían igualarse. Pero teniendo en cuenta la apertura de más espacios y el casi sold out de la segunda noche, además del cartel alucinante también en esta edición, quedo claro que a este festival le queda aún una gran trayectoria y muchas sorpresas por darnos.

Desde el equipo de Barcelona Reggae Town seguiremos apoyando estas iniciativas y compartiendo nuestras impresiones con nuestros lectores. Aunque solo fueron tres días de festival, este texto se queda un poco escueto, ya que había muchísimas actividades y shows magníficos sobre los que hablar. Nos hubiese gustado contaros más sobre las horas nocturnas del festival, pero lamentablemente el pase de prensa no estaba habilitado por la noche, por lo que nos perdimos algunas de las mejores actuaciones. Pensamos también que se podría mejorar algún servicio, como el bus lanzadera (pocos autobuses para demasiadas personas y esperas muy largas), y que se podrían ofrecer entradas de noche a precio reducido para quién no puede ir por la mañana, ya que este año las solas actuaciones de noche costaban cuanto la entrada entera de día y noche. Confiamos en que en la próxima edición se mejorarán también estos aspectos, además de mantener el altísimo nivel musical de estos dos años. Teniendo en cuenta que solo han sido dos primeras ediciones de toma de contacto, el festival solo puede ir a mejor.

Texto: Lucia Canitrot y Federica Sfilio